Press "Enter" to skip to content

Delito de lesa humanidad

Por: David René Moreno Moreno
No hay nada más ruin y aberrante que aprovecharse de la inocencia de unos niños indefensos para
sembrar odio social con un adoctrinamiento ideológico.

Sin lugar a duda, quienes hicieron el video que ha circulado en las redes sociales donde unos infantes gritan el nombre de Petro, son integrantes de la campaña en favor del representante del ‘Pacto Diabólico’ que tanto daño a causado con la polarización del país y deben ser procesados por cometer este delito de lesa humanidad.

Esto es peor que lo vivido en la segunda guerra mundial con las actuaciones
monstruosas lideradas por los nazis.

¿Será que la Fiscalía General de la Nación tomará cartas en el asunto? ¿O esta afrenta a la sociedad colombiana pasará desapercibida como todos los actos al margen de la ley que se le adjudican a Petro? ¿Cuál es el miedo? ¿Por qué esa impunidad?

Pero además del ‘Petrogate’ causado por los videos donde han quedado al descubierto las sucias
estrategias de la campaña de Petro para hacer daño a sus opositores políticos, de los innumerables errores de la formula vicepresidencial, de las absurdas propuestas de Petro como el perdón social para los criminales y la visita a los sentenciados posiblemente para hablar de la no extradición, del rechazo hacia sus principales alfiles como Barreras, Benedetti y Córdoba, de las mentiras y falsas promesas de Petro para ganarse al electorado costeño engañando acerca de su lugar de nacimiento, ahora este personaje trata de ganar el voto de los militares y policías en retiro, así como de sus familiares.

Con gran cinismo y sin ninguna vergüenza vuelve Petro a tratar de engañar a la población con su
carta a los Soldados y Policías de Colombia, la cual considero es un insulto para los Héroes de la
Patria pues cree que puede engañarlos fácilmente con sus falsificados ofrecimientos.

Sin embargo,
Petro tiene razón al mencionar que estos triunfadores de la Fuerza Pública reclaman un mejor
futuro; lógico, especialmente cuando este futuro no se encuentre mezclado con la posible
deshonra de tener a un exterrorista al frente del timón del país.

Parece que a Petro se le ha olvidado las decenas de asesinatos cometidos por sus secuaces en
asaltos como el del Palacio de Justicia donde estaban a ordenes de los capos del narcotráfico, o
con los ataques y masacres cometidos en Yumbo, Génova y Mocoa, por citar algunos ejemplos, o
con los 557 secuestros que según el Centro Nacional de Memoria Histórica esta organización
criminal ejecutó entre 1970 y 1989.

¿Cuántos miembros de la Fuerza Pública asesinó y dejó lisiados el M 19? ¿Cuántas viudas y cuantos huérfanos dejó esta organización terrorista? ¿Esto es lo que llama Petro ‘perdón social?

La mención de la reestructuración de los subsistemas de salud, construir nuevos hospitales, impulsar programas de becas, accesos al SENA y a las universidades públicas, así como a las facilidades del ICETEX no se lo está inventando Petro para favorecer a los miembros de la Fuerza Pública y a los Veteranos, eso ya está dispuesto en la Ley 1979/2019, decretos 1345 y 1346 de 2020 y otras normas que han sido impulsadas para su implementación por parte del Gobierno Nacional, para favorecer a los Héroes de la Fuerza Pública y a sus familiares; Petro, no trate de ganarse indulgencias con camándula ajena.

Las carreras militar y policial corresponden a una trayectoria de muchos años de preparación,
experiencia y capacitación donde hombres y mujeres, que han decidido servir a sus conciudadanos, defender la soberanía, las instituciones y la democracia, se incorporan a la Fuerza
Pública, avanzando desde los primeros grados según sus deseos, habilidades y capacidades; un
general o un sargento mayor no aparecen de la nada, pues el proceso para alcanzar estos grados
es de varias décadas.

Para su información, un soldado puede ascender a la cúpula y de ello se tienen muchos ejemplos,
pero es claro que no todos los que ingresan a esta carrera pueden llegar a las más altas posiciones
porque la carrera es piramidal, pero estarán orgullosos toda su vida por haber servido a su patria.
No trate de inventar la rueda porque ésta ya está rodando desde hace muchos años, no trate de
engañar con falsas esperanzas.

El próximo 19 de junio todos los colombianos tenemos el deber de asistir a las urnas para escoger
al nuevo Presidente; decidamos si queremos mantener las libertades y la democracia, imperfecta y
con sus defectos, o más bien optamos por elegir una dictadura del proletariado con la ausencia de
principios y valores y las violaciones a los derechos y la esclavitud. ¡Colombianos; es nuestra
responsabilidad!

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.