Press "Enter" to skip to content

La Policía de los colombianos

Por: General ® Luis Ernesto Gilibert Vargas

Tenaz la semana para el gobierno y sus instituciones, mucho que decir y sobre que opinar.

Pensaba en esta oportunidad referirme al honorable concejal que decidió meter basa sobre la policía, para aclararle  algunos conceptos que parece no tener muy claros, pero se presentó  el nombramiento del nuevo director y subdirectora de la institución, situación que acaparo la atención nacional,  obligándonos a pronunciarnos sobre el asunto, por ser de suma importancia para el gobierno, el país y la misma Policía Nacional.

Bueno pues tenemos nueva cúpula policial. Como en otras oportunidades saltaron los analistas de oficio razonando y lanzando elucubraciones sobre los nuevos nombramientos y algunos medios de comunicación titularon con muestras de  intranquilidad por la escogencia y movimientos que juegan  tanto al interior como exterior de la institución.

Se olvidan estos observadores cotidianos que agotado determinado tiempo, se cumplen los ciclos del mando y por infinidad de razones, entre ellas  cambios de gobierno, se presentan relevos  que refrescan y moderan el mando, dando nuevos aires  domésticos  y nuevas imágenes externas.

El punto que más llamó la atención hace referencia al numero de generales retirados, olvidando que es una constante en estas lides, pues el Señor presidente hace uso de la facultad que le confiere la ley, de nombrar las personas que a su criterio y previo estudio, reúnen los requisitos necesarios  para desempeñar tamaña responsabilidad.

Lo que no quiere decir que aquellos no escogidos adolezcan de méritos, simplemente es la apreciación del jefe supremo de la fuerza pública, que se debe acatar y respetar en cumplimiento de la carta fundamental y el estado de derecho. 

Ya en otras oportunidades y tiempos no lejanos, gobernantes de turno tomaron decisiones que afectaron a buen número de hombres y mujeres que reunían los méritos, conocimientos y capacidades para asumir tan importante compromiso.

Lo transcendental es que esta determinación se genere desde  fuero interno presidencial y nunca por presiones políticas o simpatías personales ajenas a las calidades y capacidades  del  seleccionado, porque esto abriría la posibilidad de permear políticamente la institución, en detrimento de la sociedad y el país.

El Señor presidente de la República es el garante que evitara todo asomo e injerencia política en la administración, manejo o dirección de esta institución centenaria y custodia permanente de la honra, vida y bienes de los residentes en Colombia.

Solo nos queda desearle al Señor  Mayor General  Henry  Sanabria muchos éxitos en su misión, sabemos de sus ejecutorias y profesionalismo, garantes de un futuro promisorio nacional, institucional y ciudadano.

En cuanto a la señora  Brigadier General Jacqueline Navarro, reconocerle la dimensión que conlleva esa responsabilidad de identificar, dirigir y coordinar  los planes y programas dirigidos a la conquista y reconocimiento ciudadano hacia nuestra policía nacional de los colombianos     

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.