Press "Enter" to skip to content

Petro pone todos los huevos en la canasta de la Paz Total

Bogotá.- El 31 de diciembre de 2022, poco antes de la media noche, el presidente de Colombia, Gustavo Petro hizo le anuncio al país en su cuenta de Twitter que le apostará toda su credibilidad a la Paz Total.

“Hemos acordado un cese bilateral con el ELN, la Segunda Marquetalia, El Estado Mayor Central, Las AGC y las Autodefensas de la Sierra Nevada desde el 1º de enero hasta el 30 de junio de 2023, prorrogable según avances en las negociaciones. La paz total será una realidad.”

“Es mi deseo en este final de año que sea posible la paz. Este es un acto audaz. El cese de fuego obliga a las organizaciones armadas y al estado a respetarlo. Habrá mecanismo de verificación nacional e internacional. Que la paz sea entre nosotros. Feliz año nuevo.”

Un cese de fuego de esas características es inédito en Colombia.

Un país en donde todos los gobiernos han adelantado procesos de paz, nunca se había acordado un cese el fuego bilateral de esas características:

Seis meses de duración prorrogables con cinco grupos armados de manera simultánea.

Y prácticamente sin condiciones…Por lo menos hasta donde se sabe…

El Presidente de Colombia, Gustavo Petro le apuesta la confianza de los colombianos en su gobierno a su política de paz total…

La polémica quedó servida desde el primer día del nuevo año.

Así que aquí estamos, con la resaca de la despedida del 2022, tratando de entender qué diablos fue lo que pasó y tratando de adivinar qué pasará…

La canasta de la Paz Total

Gustavo Petro, como diría en tono crítico un economista, acaba de poner todos los huevos en una sola canasta. La Paz total.

Del respeto de las partes, además del Cese de fuego bilateral, depende la confianza de los colombianos en que esta vez será posible.

Confianza es el nombre del juego. No solo en la paz total, sino en el gobierno.

En todo el gobierno.

La verificación será la piedra en el zapato

Hace unos días Otty Patiño, Jefe de los negociadores con el ELN, le dijo al diario El Tiempo que el gobierno no había buscado un cese de fuego con el ELN porque era muy difícil de verificar y cualquier violación, voluntaria o involuntaria, pondría el riesgo la confianza de las partes en el proceso.

Tiene razón Otty Patiño, pero se quedó corto.

Cualquier violación del cese de fuego por una de las 6 partes, hay que incluir a nuestras Fuerzas Armadas oficiales, ya sea voluntaria o involuntaria, mandará al carajo la confianza del país en la paz total y en el gobierno de Gustavo Petro.

Así de sencillo. Así de grave. Así de frágil.

Y es que no será fácil verificar que las seis partes involucradas respetarán el cese de fuego acordado porque los indicadores de que están cumpliendo no se pueden limitar a garantizar que no hay ataques y combates entre los grupos armados ilegales involucrados en el proceso y de alguno de ellos con el Ejército y la Policía.

Los colombianos estaremos atentos a que no siga el asesinato de líderes sociales y comunitarios, que termine el confinamiento de comunidades y poblaciones en regiones como Chocó, Arauca, Nariño, Cauca o Putumayo.

Preguntas pendientes

¿Hay unidad de mando en el ELN? Ese será otro indicador importante.

Sobre todo después de que la JEP nos advirtiera que no todo el ELN está de acuerdo con el proceso de paz y que algunos frentes no solo no participaran, sino que lo sabotearan.

Los Jefes del ELN tendrán que demostrar que tiene el control y el mando de todos sus integrantes.

¿La Nueva Marquetalia, como pretenden llamarse ahora las FARC, dejarán de matar a sus antiguos compañeros que decidieron apostarle al proceso de Juan Manuel Santos?

En un video publicado poco antes del anuncio del Presidente Petro parecen estar convencidos.

¿El “Estado Mayor Central” como llama el Presidente de la República en su trino a la otra disidencia de las FARC comandada por alias Iván Mordisco y Gentil Duarte ahora si le apostará a la paz?

Recordemos que se retiraron del proceso anterior alegando que firmar la paz no resolvía los problemas que generan el conflicto. ¿Ahora si dejaran el narcotráfico?

¿Y las “AGC” como bautizó Petro al Clan del Golfo? ¿Serán la puerta de entrada a la negociación del Estado colombiano con narcotraficantes puros y duros a quienes les están dando un reconocimiento político en el que nadie cree?

¿Quién verificará que esos grupos, que ejercer control, territorial en zonas alejadas de Colombia en las que también operan carteles nacionales e internacionales del narcotráfico se respetará el cese del fuego?

Según los anuncios del gobierno, este cese al fuego bilateral será verificado por la Defensoría del Pueblo, la Misión de Verificación de la ONU, la Misión de Apoyo al Proceso de Paz en Colombia de la OEA y la Iglesia Católica. 

¿Cómo lo harán? ¿Qué considerarán una violación? ¿Cómo la demostrarán?

Qué pueden hacer y qué no

Un comunicado de la Presidencia de la República nos da algunas pistas:

Este acuerdo – dice el documento- “tendrá como objetivo principal suspender la afectación humanitaria de la población en general y, en particular, de las comunidades étnico-territoriales y campesinas y a la Nación, suspender acciones ofensivas y evitar incidentes armados entre la Fuerza Pública y las organizaciones al margen de la ley mencionadas”.

¿Cómo traducir en hecho concretos esa jeringonza?

¿La primera masacre de 2023 en Ocaña, Norte de Santander en donde fueron asesinadas por sicarios cuatro personas es la primera violación del cese del fuego?  

Si no lo es, ¿cómo harán las partes para demostrarlo?

¿A quién creerle?

¿De lo que está hablando el Presidente es de un cese el fuego entre las bandas criminales y el Estado, pero no entre ellas como aseguran algunos analistas?

¿Si los analistas tienen la razón y no hay tregua entre bandas, la Policía y el Ejército tendrán que mirar para otro lado? Dejarán que sigan las masacres y los asesinatos para evitar malos entendidos en las mesas de negociación?

Complejo el tema porque no hay reglas del juego claras.

No se sabe quién responde por qué ni a quienes.

A primera vista llevamos un poco más de 24 horas de un cese de fuego que parece arrancar pegado con babas.

Habla el Ministro del Interior

El ministro del Interior, Alfonso Prada en diálogo con Caracol Radio intentó responder a varias de estas preguntas.

Dijo que habrá una Comisión de Verificación integrada por el Ministerio de Defensa, la Agencia Nacional de Inteligencia y la Oficina de Alto Comisionado de Paz, organismos nacionales e internacionales, la iglesia católica, jefes o voceros de los grupos armados y las comunidades de las zonas en donde operan.

Explicó que habrá un proceso de paz con los grupos que tiene alguna justificación política y un proceso de sometimiento con narcotraficantes y paramilitares.

Anunció la expedición de 6 decretos reglamentarios.

Be First to Comment

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *